Saltar al contenido principal

Día Internacional de la Mujer en la Ingeniería: la pasión no tiene nada que ver con el género

En el Día Internacional de la Mujer en la Ingeniería queremos demostrar al mundo que la excelencia tecnológica no es cuestión de género. De hecho, la clave está en el talento, en la pasión y en un modo especial de ver el mundo. Nuestra colega Vijaya Thippavajjula es un ejemplo perfecto. De pequeña quería saber exactamente cómo funcionaba el mundo. Ahora, como ingeniera profesional de TK Elevator, dirige un proyecto con el que se pretende elevar a unas cotas totalmente nuevas la disponibilidad, la fiabilidad y la eficiencia de los ascensores.

Vijaya, ¿puedes decirnos desde cuándo trabajas en TK Elevator y contarnos algo sobre tu labor concreta en la empresa en estos momentos?

Empecé a trabajar en TK Elevator en agosto de 2017, soy jefa de proyecto en el departamento de ingeniería de software y me dedico al sistema de mantenimiento predictivo basado en la nube MAX.

¿Recuerdas en qué momento decidiste hacerte ingeniera?

Siempre me ha divertido averiguar cómo funcionan las cosas. Esta pasión me ha motivado desde pequeña a querer hacer algo fascinante e interesante para ganarme la vida. Además, las matemáticas y la física me atraían mucho. Todo esto y mi pasión por resolver rompecabezas me llevaron a la conclusión de que la ingeniería podría ser la profesión ideal para mí. Por eso decidí estudiar electrónica y tecnología de la comunicación.

Seguro que ha habido muchos momentos especiales en tu trayectoria profesional, pero ¿hay alguno que sea más destacable para ti?

Vivo momentos especiales todos los días, por ejemplo, cuando mi hija les dice a otras personas que su mamá es ingeniera y puede arreglarlo. Cada vez que consigo resolver un problema o hallar una solución para un proyecto nuevo, para mí es como tener una revelación, un «momento eureka». No obstante, el mejor momento de mi trayectoria profesional fue cuando realicé mi primera visita al emplazamiento de un cliente. Resolver un problema y ver que mi trabajo tiene alguna repercusión en el «mundo real» hace que me sienta de maravilla.

¿Qué atributos crees que son los más importantes para un ingeniero?

Ser capaz de resolver problemas y prestar mucha atención a los detalles son rasgos absolutamente decisivos. Para un ingeniero es fundamental pensar de forma proactiva y anticiparse a los posibles problemas. Así, si llegan a producirse, será más fácil solucionarlos.

Por último, ¿qué consejo les darías a los jóvenes talentos que, como tú, desean dedicarse a la ingeniería?

Como ingeniero, acumulas un gran bagaje de conocimientos con el que puedes lograr mucho en la vida. Por eso intento transmitir mi experiencia a las generaciones más jóvenes y ayudarles a familiarizarse con la tecnología, la ciencia y la innovación. Me gustaría, por un lado, que fueran capaces de entender qué es lo que nuestra sociedad necesita y, por otro, que reflexionasen sobre cuáles son sus puntos fuertes, qué les hace felices y cómo pueden adquirir las competencias y habilidades necesarias. El futuro pertenece a los jóvenes. Todos deberían tener la oportunidad de hacer lo que más les apasione —sea cual sea su género.

Cerrar