Saltar al contenido principal

Experiencia con precisión milimétrica

Nuestros colegas de todo el planeta trabajan por el futuro de TK Elevator afanándose por que nuestra empresa sea más flexible, más eficiente y más fuerte. Sin embargo, ahí no solo entra en juego la optimización de los procesos. En nuestra opinión también se puede hablar de «rendimiento» cuando los años de experiencia de nuestros colegas se traducen directamente en la calidad de nuestros productos. Como en el caso de Yaohua He: durante sus 25 años de servicio en la empresa no ha recibido ni una sola queja en relación con ninguno de sus productos.

Cuando Yaohua He trabaja en la estructura de soporte de una escalera mecánica siempre se concentra al 100 %. La más mínima distracción podría provocar que todo el esfuerzo fuera en vano. La máxima diferencia de altura que puede haber entre el lado derecho y el lado izquierdo de la estructura es de apenas dos milímetros. Además, la distancia entre ambos lados debe ser exactamente igual en todos los puntos.

De lo contrario, no se cumplirían los requisitos técnicos para la aceptación de la escalera mecánica y Yaohua He tendría que empezar el trabajo desde cero. Porque para que una escalera mecánica se pueda utilizar en un edificio público primero hay que garantizar la seguridad. Precisamente esa es la labor de Yaohua He: rectificar la estructura de soporte antes de terminar la escalera mecánica de tal forma que pueda soportar todas las cargas funcionales y de seguridad.

«Lo mejor del proceso de rectificación de la estructura de soporte es que puedo concentrarme por completo en los pequeños detalles. También es habitual que surjan problemas cuando trabajamos en escaleras mecánicas muy largas o inusualmente altas. En esos casos las deformaciones pueden ser enormes».

Un cuarto de siglo de experiencia

Yaohua He trabaja desde hace 25 años en la fábrica que TK Elevator tiene en la ciudad china de Zhongshán. A lo largo de su carrera ha logrado unas cifras impresionantes: él ha rectificado la mitad de las estructuras de soporte que han salido de esta fábrica. El 100 % de sus productos ha pasado la inspección final sin una sola pega. Ningún cliente ha presentado jamás una queja en relación con ninguno de ellos.

Sus colegas lo llaman «hermano Hua». Todos saben que la calidad de sus productos es sumamente importante para él. Y todos conocen las historias sobre él y su trabajo.

El hombre que susurraba a las estructuras de soporte de las escaleras mecánicas

Como en aquella ocasión en la que el equipo tuvo que trabajar en una escalera de 100 metros de longitud. El contratista estuvo seis días enteros intentando rectificarla. Pero nada. No había manera de que la estructura de soporte pasara la inspección final. Llegados a ese punto, Yaohua se hizo cargo. Con tan solo unos cuantos pasos consiguió que el producto cumpliera los requisitos técnicos. Y, según sus colegas, le llevó algo menos de una hora.

Sus optimizaciones del proceso reducen la carga de trabajo a la mitad

Hay estructuras de soporte que ponen al equipo contra las cuerdas. Ese es el caso de las estructuras de soporte no estandarizadas de más de 18 metros de longitud —como la estructura es tan compleja y el material es tan rígido, pueden hacer falta entre 10 y 12 horas para la rectificación. Gracias a su pericia y a algunos ajustes introducidos en el procedimiento, Yaohua ha sido capaz de acelerar considerablemente el proceso de rectificación: ahora, nuestro equipo solo necesita entre cuatro y cinco horas. «Claro que me llena de orgullo poder contribuir al rendimiento de TK Elevator. Pero todo lo que he logrado es fruto del trabajo en equipo; sin mis colegas no habría podido trabajar así», señala Yaohua.

Un último proyecto muy especial antes de la jubilación

Ahora mismo, Yaohua y su equipo trabajan en un proyecto muy especial: en septiembre de 2019, en el aeropuerto de Pekín-Daxing, abrirá la terminal más grande del mundo; TK Elevator contribuye a este hito con 155 ascensores y 22 escaleras mecánicas. «He disfrutado mucho colaborando en este proyecto. Estoy muy contento de que hayamos podido superar todos los desafíos», señala Yaohua.

Yaohua dará su próximo gran paso en enero de 2020: después de 25 años, su tiempo en TK Elevator se habrá acabado. La jubilación lo espera. «La empresa es mi hogar. Marcharme será muy difícil». Pero sus conocimientos y su pericia no se perderán. Yaohua transferirá su legado a la siguiente generación. «Mi sucesor, Xinlong Zhang, trabaja muy duro y ama este trabajo tanto como yo. Estoy seguro de que hará grandes cosas».

Cerrar